Páginas

6 de febrero de 2015

DIOS DE VIVOS

Acabo de estar en un funeral y ha habido una frase que ha dicho el cura en el sermón, la cual tengo oída cientos de veces, pero que me ha hecho pensar: " Dios es un Dios de vivos".
Antes de ser engendrados, nosotros no existíamos. Eramos, a lo más, uno de los infinitos "posibles".
En el momento de ser engendrados, recibimos un cuerpo y un alma, ambos embrionarios, que comienzan a desarrollarse. Hemos comenzado a existir como algo,  como una persona con padres.
Tenemos, por una parte nuestro padre y madre que han proporcionado el óvulo y el semen y por otra parte Dios, que ha proporcionado la vida o el alma a esa conjunción de óvulo y semen. Al cabo de nueve meses de estar ese óvulo-semen viviendo y desarrollándose en el vientre de la madre, nacemos
y recibimos un nombre y unos apellidos para diferenciarnos de los demás. Vivimos, desarrollándonos
y llega el momento de morir : nuestra alma deja el cuerpo y se separa de él. El cuerpo, al separarse del alma, queda como materia inerte. El alma, al separase del cuerpo, queda como un ser inmaterial vivo, que sigue viviendo como ser espiritual real en un mundo también real. Ha vuelto al Padre Dios.
¿Por qué ha sido creada esa persona?, sobre todo, desde el lado de Dios.
Dios es el Ser Necesario, que no tiene necesidades. El es El. Sin embargo ha intervenido con el hombre para crear una persona, que vuelve a El y sigue existiendo y viviendo en El. Dios quiere que así sea y es su voluntad. Esa persona no le puede proporcionar a Dios nada. Luego, el único motivo de la creación de esa persona es para que viva participando de Dios. Viviendo en Dios y de Dios.
Dios la ha creado y El la mantiene con El en es mundo real.
Todas las personas que han existido y existen en este mundo, tenemos la misma ruta y la misma finalidad: Vivir con Dios y en Dios,  por su gracia: porque Dios quiere que así sea.
Dios es nuestro principio y nuestro fin. Dios es nuestro todo.

Cuando hablamos de Dios, parece que hablamos de suposiciones, de algo que quizás exista....
Sin embargo, cuando hablamos de Dios, hablamos de la Realidad misma. Nosotros y lo que nos rodea somos realidad porque participamos de la realidad de Dios. Dios es El Mismo. Los demás somos en tanto participamos de Dios. El es nuestro creador y nuestro mantenedor por siempre. Es nuestro  Dios y Padre.  Nuestro todo.
¿Qué grandes somos en Dios!