Páginas

25 de mayo de 2017

JUBILACIÓN,! DULCE REMANSO DE ACTIVIDAD¡

Hoy es el cumpleaños de un amigo y compañero en mis primeros años de colegio. Me ha dicho que quizá se jubile de dar clases activas. Yo lo recuerdo de críos de once años, en Lodosa, yendo de paseo a La Badina ó estando en el colegio estudiando... once años. Ahora ha cumplido, como yo, setenta....
No sé por qué, pero me ha hecho pensar en la cantidad de experiencias que almacena cada persona durante su vida y en lo rápido que ésta pasa.
Era ayer cuando  ingresamos en el colegio, a los once años, con toda una vida por delante, con unos ideales borrosos en nuestra mente, con una alegría de crío que disfruta de cada momento , sin ninguna preocupación.... Nuestro tiempo de formación...una formación, quizá, sin títulos universitarios, pero completa y a conciencia, lo mejor. Estábamos preparados para seguir la labor de nuestros formadores.

Hoy, somos nosotros los sustituidos en esa labor. Así de rápido ha pasado nuestro estar... Pero, ha habido una labor realizada por cada uno de nosotros que ha dejado mella en otras personas y las ha incentivado a que sigan trabajando y formando a otros para que así lo hagan.  Es la vida....
Acuden a mi memoria muchos nombres que han dejado huella en mí y a los que les estoy infinitamente agradecido: Mis padres, como no podía ser de otra forma, P.Andía, P. Alzorriz, P. Ausejo, P. Chacón, P. Ancín, P: Bujanda, P. Nieto.... y tantos y tantos, unos vivos y otros,  ya con el Señor.
¡Vaya, qué melancólico me he puesto! Como se suele decir, me he salido del tiesto.
Mi pretensión con este comentario es que la jubilación es unas vacaciones en la vida, considerando el termino de vacaciones como cambio de actividad. Por eso, en la jubilación, cuando has dejado al margen muchas preocupaciones diarias y estás muchísimo más tranquilo, es el momento ideal para ahondar en lo que realmente te gusta y trabajar sin ánimo de lucro, ni cosas de esas. Y tenemos que aprovechar la ocasión porque es un periodo muy útil; pero, corto.