Páginas

7 de noviembre de 2017

DE LA MÚSICA A LA POLÍTICA

Este domingo pasado fué presentada a puerta cerrada, en enero será la presentación general, una nueva concepción de la música filarmónica. En líneas generales se trata de, aprovechando la tecnología de internet, tener un listado lo más extenso posible de directores, instrumentistas, vocalistas... para crear a nivel mundial orquestas y promocionar la música filarmónica.
Este evento me ha hecho pensar y asociarlo a la situación política que estamos viviendo en España.
No pretendo molestar a quienes tengan ideas distintas; pero, sí quisiera que reflexionen, pues posíblemente encuentren alguna luz que aclare un poco la situación.
Las personas somos seres que siempre han buscado la agrupación con otros semejantes para hacer frente mejor a nuestros problemas individuales. Somos sociales. Se han hecho normas de convivencia, leyes, se ha nombrado a uno ó varios líderes... etc.. Buscamos agrupaciones grandes para nuestra mejor defensa. Hasta aquí el paralelo con Neofilarmonía, que así se denomina la innovación que he comentado de la música,  es evidente: Buscamos una vida relacionada con muchísima gente para mejorar nuestro estatus.
Estamos en una gran agrupación, España, que ya tiene definidas las normas de convivencia, los líderes, toda la organización capaz de dirigirnos hacia un bienestar e intentar mejorar esta situación.
Los tiempos son difíciles por causa de la crisis económica, moral, familiar... pero, ahí estamos peleando para superar todos los problemas. Lo lógico es que todos arrimemos el hombro, como se suele decir, y contribuyamos al mejor desenvolvimiento de la sociedad.  Tenemos problemas graves que quitarnos de encima: Corrupción de nuestros dirigentes, crecimiento de la economía con la creación de puestos de trabajo para que no falte, al menos lo mecesario,  a cada uno de nosotros, educación de nuestros hijos y de nosotros mismos..... Tenemos cantidad de temas para hacer frente y solucionar TODOS.
Si esto es así, ¿Por qué estamos empleando nuestro tiempo en dividirnos, en enfrentamientos irracionales, en pretender situaciones utópicas..? ¿Cuando se ha visto que un lider aconseje que no se haga caso de las leyes que rigen nuestra sociedad? ¿Con qué autoridad va a exigir que todos los miembros de su nueva sociedad cumplan y respeten las nuevas leyes que promulguen?....
Por muchas vueltas que le doy, soy incapaz de dar respuestas.
Nuestra sociedad tiene problemas, ya hemos dicho, vamos a quitarlos. Unámonos para pelear todos juntos y conseguir una sociedad con buenos líderes que nos guíen por el camino de la paz y la prosperidad; no con líderes que busquen la división, la pelea entre nosotros mismos y la ruina.
Ese no es la función de un líder o, al menos, ese no es el líder que yo quiero para mi sociedad.
Busquemos soluciones a los problemas, en vez de crear más problemas.

14 de septiembre de 2017

UN CASO MIO CON VODAFONE

Me permito escribir con detalles sobre este caso porque lo que me ha pasado a mí y no son ni comentarios de terceras personas ni interpretaciones de los hechos.  Me gusta escribir para mí, como lector primero, y para cuantos se paren un momento a ojear mis escritos, por si les son útiles.
Comienzo: Tengo mi teléfono móvil contratado con Vodafone con una tarifa mensual de 12,5 € más iva (14,70€). Un buen día observo que comienzo a recibir propaganda, que no había forma de quitar.
Incluso me impedían recibir llamadas.
Acudí a la tienda donde lo compré y, después de mirarlo e intentar solucionar el bombardeo de propaganda, me dijo que no había tenido ningún caso así y que se iba a informar. En tanto, recibo de Vodafone una felicitación por aceptar unas suscripciones con pagos a terceros. En la misma felicitación, debajo, les escribo diciendo que no deseo ninguna suscripción ni pagos a nadie.
Como mi hijo está metido en el rollo de comunicaciones, por su profesión, y vino esos días de vacaciones, le comenté el caso y me lo solucionó lo de la propaganda.
En el mes de Junio recibo la factura de Vodafone con un importe de 24,68 € (14,70 de cuota y 9,8 otros pagos).  Cuando recibo la factura de Julio el importe era 66,60€ (14,70 de cuota y 51,90 de otros pagos). En vista de lo cual, devuelvo el pago de Junio, por no conforme, y, seguidamente, el pago de Julio por el mismo motivo.
Recibo una llamada de Vodafone en las que tienes que hablar con una máquina que me dice que tengo una deuda  de 91,28€ y que le diga el número de la tarjeta por el que la quiero pagar. Como me decía que no me entendía  e insistía en el número de tarjeta, colgué. Al poco rato, recibo otra llamada para preguntarme sobre la valoración de mi conversación anterior....
Por fín, me llama una chica de Vodafone. Me expone la deuda, le expongo mi punto de vista, discutimos un poco el tema y quedamos que yo acepto el pago de los dos recibos devueltos por importe de 14,70 € cada uno (29,40€) pero que le diese mi número de tarjeta, porque, si no,  ella no podía hacer otro cargo que el total de 91,28€. Le doy mi número de tarjeta, la comprueba y me dice :
ya está solucionado. Muchas gracias y que tenga un buen día.
Mi sorpresa fué cuando, a la noche, al mirar el cargo que me había hecho era por los 91,40€ y lo había hecho a favor de CABLEEUROPA S.A.U.. Como había sido pagado mediante tarjeta, no podía devolver sino reclamar. Hago la reclamación a Vodafone, seguidamente se hace la reclamación mediante La CAixa, ya que la tarjeta era de esa Entidad. Me comentaron de Vodafone que el día 4 de Septiembre, estaba dada la orden de pago de los 91,40€.   Hoy, 14 de Septiembre, no he recibido nada. Perdón, no es exacto: he recibido la factura de Agosto por 93,59€ (14,70 de cuota, 20 por dev.de recibo y 58,89 por otros pagos).
He anulado, por supuesto, mi tarjeta y, hablando con la sección de pagos a terceros  de Vodafone dejé anulado todo pago a terceros .
Mi situación ante este caso es de impotencia y de rabia.  Quizás no esté preparado para manejar un teléfono móvil... Pero es que, enrevesan los datos de tal forma que es imposible salir sin ir por los pasos que te indican y que van encaminados a los que ellos quieren. Reconozco mi poca formación en este asunto; pero, creo que igual que yo habrá muchísimas personas que están expuestas a estos abusos. No han hecho caso a las reclamaciones por escrito. Voy a seguir peleando.
He sido bastante canso en mi exposición por lo que les pido perdón.

27 de agosto de 2017

PEQUEÑOS GRANDES ABRAZOS

Dicen que estamos en la era de la comunicación, que las distancias no suponen obstaculo, que tenemos a nuestra disposición toda la información que podemos desear... y para qué?
Observamos que esta facilidad de poder comunicarnos, de tener la información que queramos en la palma de la mano no nos está ayudando a ser más sociables, ni más colaboradores con los demás.
Si salimos a la calle ( y sin salir) vemos que la mayor parte de las personas van solas , pendientes de un móvil con el que se ríen, hablan y juegan, sin  hacer caso de su alrededor. Hasta tal punto que en algunas ciudades han pensado en poner señales en el suelo para evitar accidentes de tráfico al cruzar los pasos de peatón  las personas que cruzan ensimismadas con su teléfono. Suele ser frecuente ver a alguien  reír a carcajadas sin que nadie sepa el motivo, grupos de amigos y familiares sentados en la terraza de un bar, cada cual con su móvil sin prestar atención a los demás....
Es curioso que estos adelantos que son para poder comunicarnos y conocer mejor a los demás, nos están produciendo el efecto contrario: nos están haciendo más individualistas, menos sociables y más huraños. Ya no se saluda  cuando te cruzas con una persona, ya no se conversa con los amigos sobre su forma de pensar o sobre sus problemas. No me importa las dificultades que tenga mi compañero, ni sus alegrías. Yo voy a lo mío y tan solo me importo yo....¡Bien vamos!.
Imaginemos, aunque sólo sea por gusto, cómo sería un día de hace cincuenta años vivido hoy:
En una terraza de bar hay un grupo de gente, sentada en una mesa y con unos vasos de bebida y están hablando animadamente. Por la acera de al lado, pasan una pareja con dos hijos pequeños . Se cruzan con otros familiares y , después de saludarse, se interesan por la salud de los abuelos y de los demás miembros de la familia.... Sigan Udes.imaginando y disfrutando del momento.

Y estamos en la era de la comunicación, de los grandes inventos, de la gran información, de la facilidad de trasladarse de un sitio a otro... Y sin embargo, somos inmunes a los problemas de nuestro vecino, aunque estemos al día de los temas más importantes de la nación y del mundo. No vemos la necesidad de sonreír mientras estamos hablando con alguien ni prestamos atención al que nos cuenta sus penas. Creemos que ya tenemos nosotros suficiente con nuestra situación, que, si es buena no nos importa comentarla mientras que nuestro oyente no nos diga que la ayudemos con un poco de nuestro bienestar; y, si nuestra situación no es buena, preferimos que nadie la sepa.

Los adelantos son buenos; pero, cuidado: Que no nos produzca el efecto contrario al que debería.
Tenemos necesidad de una pequeña atención cuando estamos con alguien, de una sonrisa, de un saludo, de una mirada más o menos cariñosa. Necesitamos darnos cuenta de que estamos viviendo en sociedad y que somos alguien en esa sociedad. Estos son los pequeños grandes abrazos que tan sencillos son de realizar y tan difíciles de que se realicen.

2 de agosto de 2017

DE HOY A MAÑANA

En verdad que estamos viviendo un hoy que nos preocupa. La naturaleza parece que se revela, la sociedad está  revuelta y necesitada de todo, las personas no vemos un mañana halagüeño...
¡Bonita perspectiva la nuestra!.... Y cada vez parece que se complica más.
¿Será ésto normal o qué está pasando?
No lo sé y cierto que es preocupante.
Veamos:  La naturaleza, hasta ahora es la que nos ha provisionado de alimentos y ha sido suficiente, más o menos, para que sigamos viviendo. En realidad estamos en una parte del mundo desde donde
se vé de lejos la hambruna y donde tenemos cubiertas "sobradamente"  las necesidades físicas. En el curso de la tierra ha habido  circunstancias que han cambiado profundamente la habitabilidad de este nuestro planeta.... Dios lo ha hecho y, aunque nosotros lo estemos estropeando, Dios tiene sus planes.

La sociedad y las personas, ya que la sociedad se compone de personas:  Hay un dicho que " la historia se repite".  Es decir: hay un tiempo de prosperidad y bienestar, al que sigue otro de guerras y miseria. ¿Quizá estemos ahora en el principio de esa segunda parte...? ¿...?.
Estamos en una época de progreso, como nunca lo ha habido. Parece que no hay imposibles para la ciencia y que todos nuestros problemas son posibles de solución mediante el estudio y las investigaciones de los científicos. Tenemos puesta la esperanza de que cambie todo según se vaya avanzando  en la investigación. Simplemente debemos de tener paciencia a que la ciencia se vaya desarrollando más.
Y mientras tanto...?. Nos podemos olvidar de la persona, pues nuestras necesidades las cubrirá la ciencia.  Pero la persona y la sociedad no sólamente tienen necesidades físicas , las cuales, posiblemente las pueda solucionar la ciencia, sino que también tiene necesidades morales y estas es la persona las que tiene que solucionarlas. Aquí hay un grave problema:  la sociedad está haciendo que la persona pierda los valores morales y que sólo se intente buscar solución para nuestra parte material como personas. Por eso pasa lo que estamos viendo en la televisión, por eso el racismo, la avaricia, la corrupción, la envidia.   Y a esto no le buscamos solución. Todo lo contrario, nuestros dirigentes quieren olvidarse y no dar importancia a los valores morales. ¿Cómo podemos dar solución al racismo, a la corrupción, a la diferencia entre las clases sociales si nos importa un bledo la situación de mi vecino, si lo que yo quiero es mi propio bienestar,  aunque sea a costas de los demás?

Veamos los problemas reales  y más importantes que tenemos , como son la pérdida de los valores morales.  A estos somos cada uno de nosotros quienes podemos dar solución. Con ello podremos mejorar nuestra sociedad, podremos ser mucho más felices, aunque andemos flojos de posibles económicos y podremos comenzar a solucionar otros muchos problemas con la ayuda de Dios.

Parece esto una solución ridícula por lo simple; pero, tenemos que tener presente la salud de la persona, de la sociedad y de la naturaleza, las cuales están conectadas íntimamente.

30 de junio de 2017

¿QUÉ VALOR TIENE MI VIDA...?

Mi vida es uno de los infinitos posibles que se ha hecho realidad; pero  que, para conseguirlo, no he influido yo en nada. Es decir: Estoy aquí porque he venido. Lo curioso es que, aunque quiera quedarme, me marcharé sin que nadie me consulte si quiero o no; ni siquiera, cuándo quiero  o no marchar.  Hemos venido sin querer y nos iremos sin saber cuando.
Curiosamente,  hemos comenzado a existir en un momento determinado del tiempo y con unas circunstancias muy concretas. Yo y mis circunstancias es lo que constituye mi ser

Y todo ésto, para qué? Yo soy yo, que tengo que actuar con mis circunstancias, que van cambiando constantemente. Según sea mi actuación, voy influyendo, para mejor o peor, en las circunstancias de las demás personas que me rodean, las cuales influyen, a su vez, en todas las demás. ¡Vaya, hombre, qué casualidad!. Resulta que mis actos son como, cuando tiras una piedra al agua, que se forman cantidad de ondas a su alrededor....

Luego, mi vida está hecha para que actúe y para que actúe correctamente. Si no sabemos hasta cuando, tampoco sabemos cuanto. Lo que quiere decir que tenemos que actuar siempre. Además, si hemos sido puestos en la sociedad en un momento determinado de la historia, estamos formando parte de esa historia e influyendo en la misma.

Pues, bien pensado, parece que sí tiene valor mi vida y la de cada uno de nosotros. ¡Por supuesto!.


25 de mayo de 2017

JUBILACIÓN,! DULCE REMANSO DE ACTIVIDAD¡

Hoy es el cumpleaños de un amigo y compañero en mis primeros años de colegio. Me ha dicho que quizá se jubile de dar clases activas. Yo lo recuerdo de críos de once años, en Lodosa, yendo de paseo a La Badina ó estando en el colegio estudiando... once años. Ahora ha cumplido, como yo, setenta....
No sé por qué, pero me ha hecho pensar en la cantidad de experiencias que almacena cada persona durante su vida y en lo rápido que ésta pasa.
Era ayer cuando  ingresamos en el colegio, a los once años, con toda una vida por delante, con unos ideales borrosos en nuestra mente, con una alegría de crío que disfruta de cada momento , sin ninguna preocupación.... Nuestro tiempo de formación...una formación, quizá, sin títulos universitarios, pero completa y a conciencia, lo mejor. Estábamos preparados para seguir la labor de nuestros formadores.

Hoy, somos nosotros los sustituidos en esa labor. Así de rápido ha pasado nuestro estar... Pero, ha habido una labor realizada por cada uno de nosotros que ha dejado mella en otras personas y las ha incentivado a que sigan trabajando y formando a otros para que así lo hagan.  Es la vida....
Acuden a mi memoria muchos nombres que han dejado huella en mí y a los que les estoy infinitamente agradecido: Mis padres, como no podía ser de otra forma, P.Andía, P. Alzorriz, P. Ausejo, P. Chacón, P. Ancín, P: Bujanda, P. Nieto.... y tantos y tantos, unos vivos y otros,  ya con el Señor.
¡Vaya, qué melancólico me he puesto! Como se suele decir, me he salido del tiesto.
Mi pretensión con este comentario es que la jubilación es unas vacaciones en la vida, considerando el termino de vacaciones como cambio de actividad. Por eso, en la jubilación, cuando has dejado al margen muchas preocupaciones diarias y estás muchísimo más tranquilo, es el momento ideal para ahondar en lo que realmente te gusta y trabajar sin ánimo de lucro, ni cosas de esas. Y tenemos que aprovechar la ocasión porque es un periodo muy útil; pero, corto.

11 de mayo de 2017

DE CAPA CAÍDA...

Cuando hace años comencé a escribir, me propuse analizar mis vivencias y  creencias con el fin de sacar conclusiones que pudiesen orientarme un poco la vida. He tratado cantidad de temas que me han sido muy interesantes y creo que,  para alguno que los haya leído,  han podido resultar interesantes igualmente.
Hoy quiero pensar un poco en el desarrollo de mi persona. Desde hace un par de años o, quizá, alguno más, mi cuerpo se está haciendo cada vez más pesado; y , no porque vaya aumentando su peso, sino porque va perdiendo agilidad, fuerza... Cualquiera podría decir: ¿Qué pretendes a los setenta años...?. Pues, sí; pero no deja de sorprenderme. Me sorprende el que haya cumplido ya los setenta, me sorprende que , cuando dejo de hacer un trabajo físico, me supone más esfuerzo volver a realizarlo; me sorprende que mi cerebro y mi mente ya no funcionan como anteriormente....
Y me siento bien, fuerte y afortunado de no  tener males mayores. Pero siento el  efecto del tiempo y no me agobia. Mi mente, al contrario que mi cuerpo, parece estar más despierta y ávida que nunca.
Esta disconformidad de tendencias es lo que me avisa de mis limitaciones y de mis posibilidades.
Y me parecen correctas: Por una parte, mi cuerpo decae y por otra, mi espíritu o mi yo sigue con mucho empuje.
Es importante darse cuenta de este momento de nuestra vida para poder ordenar correctamente nuestro momento siguiente y no desanimarse porque nuestro físico tenga algunas averías. Lo  importante está en nuestro yo y seguirá estando en nuestro yo. Por eso, todos contentos ; pues nuestra vida siempre tiene un por qué. Me estoy acordando de mi próximo estado de yayo; pero, eso es otro tema....