Páginas

30 de junio de 2017

¿QUÉ VALOR TIENE MI VIDA...?

Mi vida es uno de los infinitos posibles que se ha hecho realidad; pero  que, para conseguirlo, no he influido yo en nada. Es decir: Estoy aquí porque he venido. Lo curioso es que, aunque quiera quedarme, me marcharé sin que nadie me consulte si quiero o no; ni siquiera, cuándo quiero  o no marchar.  Hemos venido sin querer y nos iremos sin saber cuando.
Curiosamente,  hemos comenzado a existir en un momento determinado del tiempo y con unas circunstancias muy concretas. Yo y mis circunstancias es lo que constituye mi ser

Y todo ésto, para qué? Yo soy yo, que tengo que actuar con mis circunstancias, que van cambiando constantemente. Según sea mi actuación, voy influyendo, para mejor o peor, en las circunstancias de las demás personas que me rodean, las cuales influyen, a su vez, en todas las demás. ¡Vaya, hombre, qué casualidad!. Resulta que mis actos son como, cuando tiras una piedra al agua, que se forman cantidad de ondas a su alrededor....

Luego, mi vida está hecha para que actúe y para que actúe correctamente. Si no sabemos hasta cuando, tampoco sabemos cuanto. Lo que quiere decir que tenemos que actuar siempre. Además, si hemos sido puestos en la sociedad en un momento determinado de la historia, estamos formando parte de esa historia e influyendo en la misma.

Pues, bien pensado, parece que sí tiene valor mi vida y la de cada uno de nosotros. ¡Por supuesto!.


25 de mayo de 2017

JUBILACIÓN,! DULCE REMANSO DE ACTIVIDAD¡

Hoy es el cumpleaños de un amigo y compañero en mis primeros años de colegio. Me ha dicho que quizá se jubile de dar clases activas. Yo lo recuerdo de críos de once años, en Lodosa, yendo de paseo a La Badina ó estando en el colegio estudiando... once años. Ahora ha cumplido, como yo, setenta....
No sé por qué, pero me ha hecho pensar en la cantidad de experiencias que almacena cada persona durante su vida y en lo rápido que ésta pasa.
Era ayer cuando  ingresamos en el colegio, a los once años, con toda una vida por delante, con unos ideales borrosos en nuestra mente, con una alegría de crío que disfruta de cada momento , sin ninguna preocupación.... Nuestro tiempo de formación...una formación, quizá, sin títulos universitarios, pero completa y a conciencia, lo mejor. Estábamos preparados para seguir la labor de nuestros formadores.

Hoy, somos nosotros los sustituidos en esa labor. Así de rápido ha pasado nuestro estar... Pero, ha habido una labor realizada por cada uno de nosotros que ha dejado mella en otras personas y las ha incentivado a que sigan trabajando y formando a otros para que así lo hagan.  Es la vida....
Acuden a mi memoria muchos nombres que han dejado huella en mí y a los que les estoy infinitamente agradecido: Mis padres, como no podía ser de otra forma, P.Andía, P. Alzorriz, P. Ausejo, P. Chacón, P. Ancín, P: Bujanda, P. Nieto.... y tantos y tantos, unos vivos y otros,  ya con el Señor.
¡Vaya, qué melancólico me he puesto! Como se suele decir, me he salido del tiesto.
Mi pretensión con este comentario es que la jubilación es unas vacaciones en la vida, considerando el termino de vacaciones como cambio de actividad. Por eso, en la jubilación, cuando has dejado al margen muchas preocupaciones diarias y estás muchísimo más tranquilo, es el momento ideal para ahondar en lo que realmente te gusta y trabajar sin ánimo de lucro, ni cosas de esas. Y tenemos que aprovechar la ocasión porque es un periodo muy útil; pero, corto.

11 de mayo de 2017

DE CAPA CAÍDA...

Cuando hace años comencé a escribir, me propuse analizar mis vivencias y  creencias con el fin de sacar conclusiones que pudiesen orientarme un poco la vida. He tratado cantidad de temas que me han sido muy interesantes y creo que,  para alguno que los haya leído,  han podido resultar interesantes igualmente.
Hoy quiero pensar un poco en el desarrollo de mi persona. Desde hace un par de años o, quizá, alguno más, mi cuerpo se está haciendo cada vez más pesado; y , no porque vaya aumentando su peso, sino porque va perdiendo agilidad, fuerza... Cualquiera podría decir: ¿Qué pretendes a los setenta años...?. Pues, sí; pero no deja de sorprenderme. Me sorprende el que haya cumplido ya los setenta, me sorprende que , cuando dejo de hacer un trabajo físico, me supone más esfuerzo volver a realizarlo; me sorprende que mi cerebro y mi mente ya no funcionan como anteriormente....
Y me siento bien, fuerte y afortunado de no  tener males mayores. Pero siento el  efecto del tiempo y no me agobia. Mi mente, al contrario que mi cuerpo, parece estar más despierta y ávida que nunca.
Esta disconformidad de tendencias es lo que me avisa de mis limitaciones y de mis posibilidades.
Y me parecen correctas: Por una parte, mi cuerpo decae y por otra, mi espíritu o mi yo sigue con mucho empuje.
Es importante darse cuenta de este momento de nuestra vida para poder ordenar correctamente nuestro momento siguiente y no desanimarse porque nuestro físico tenga algunas averías. Lo  importante está en nuestro yo y seguirá estando en nuestro yo. Por eso, todos contentos ; pues nuestra vida siempre tiene un por qué. Me estoy acordando de mi próximo estado de yayo; pero, eso es otro tema....

3 de mayo de 2017

EL CIELO EN LA TIERRA

Hoy me ha dado por pensar en lo extraño y dificultoso que es el transcurrir de la vida.
Parece que todo te va bien y, de un momento para otro y por culpa de nadie, todo parece torcerse.
Que si el coche se ha averiado, que un dolor de muelas , que una mala mirada de alguien, que...
¡Cómo es posible que podamos tener un solo día completo feliz...! Somos seres creados para ser felices. Nuestro destino es la felicidad siempre y en todo lugar. La infelicidad es una circunstancia negativa, es la falta de felicidad. Luego es algo que no existe ya  que es la falta de algo, el vacío de felicidad.
Pero, ¿qué es la felicidad?... Me estoy acordando de la contestación de San Agustín sobre el amor:
"Si no me lo preguntas, lo sé; pero, si me lo preguntas...". Henry Van Dyke  la presenta como algo interno que depende de lo que somos; no de lo que tenemos. Gandhi dice que la alcanzas cuando lo que piensas, dices y haces está en armonía....Luego no es algo nuestro. Es algo distinto a nosotros; pero que su influencia en nosotros depende de nosotros mismos.
 Esto encaja perfectamente con la salvación del hombre que, aunque ésta dependa de Dios, Dios la condiciona a la voluntad del hombre.
Además, si el hombre está hecho para participar de Dios y está creado para ser feliz, se puede deducir que Dios es La Felicidad de que el hombre tiene que alcanzar para conseguir su finalidad en la creación. Esta sería la felicidad total y definitiva.
Durante la vida podemos gozar de felicidad más o menos intensamente. Es lo que sería un reflejo del cielo en la tierra del que todos tenemos que disfrutar viviendo nuestras circunstancias según la voluntad divina.

8 de marzo de 2017

¿SANTIDAD...?

Cuando hablamos de santidad, parece que estamos refiriéndonos a actuaciones heroicas, extraordinarias, cosas raras de antaño...Sin embargo, todos estamos llamados a la santidad.
 "Sed santos porque  Yo soy Santo".
¿Qué es la santidad? Es un deseo de cada uno de nosotros de proceder según la voluntad de Dios.
Este deseo, mediante la gracia de Dios, es lo que hace que procedamos en nuestras circunstancias según la voluntad divina y, por tanto, nos mantengamos en santidad.
No es por tanto un deseo de actuaciones fuera de lo normal, raras o heroicas....Es simplemente un deseo de actuar según la ley de Dios , contando siempre, por supuesto, con su gracia, que es lo que
sublima nuestra actuación.
En lo que corresponde a "deseo" es algo que proviene de nosotros. Es una decisión de nuestra voluntad a obrar de una determinada forma (según el mandato divino). La intervención divina está en la concesión de su gracia para que así sea . Encaja estupendamente la frase de San Agustín: "Dios que te creó sin tí,  no te salvará sin tí". Si nosotros damos el paso de querer  ser rectos en nuestros actos según la voluntad de Dios y pedimos que nos conceda su gracia, seguro que la conseguimos ("pedid y se os dará").
Todos y cada uno  estamos llamados a este estado de santidad, un estado de aceptación de nosotros a Dios y de Dios a nosotros, que hace que participemos en comunión con Dios y con todas las criaturas. En realidad es una anticipación del cielo aquí en la tierra.

15 de febrero de 2017

LA VERDAD Y LA VIDA

Es un texto muy conocido: "Yo soy el camino, la verdad y la vida". Con frecuencia, cuando nos ponemos a meditar en este texto, lo hacemos con la primera parte: "Yo soy el camino". La verdad y la vida, lo pasamos un poco por encima, sin darle importancia.
Me gustaría pensar en voz alta sobre estas dos afirmaciones: Yo soy la verdad y yo soy la vida.
En este mundo parece que nada es lo que aparenta ser. Parece que nuestro cuerpo se mueve, piensa y vive por sí mismo y , en realidad, nuestro cuerpo es una materia inerte, que sirve de sostén a algo que no vemos y que es lo que mueve nuestro cuerpo, piensa y hace que nuestro cuerpo se desarrolle y viva. Si miramos a nuestro alrededor, nos parece que conocemos a nuestros vecinos y nos damos cuenta de que no sabemos nada de nadie.... Y Jesucristo dice: "Yo soy la verdad". Esta frase, en boca de cualquier otra persona, nos sonaría a vanagloria, a algo presuntuoso, pues sabemos que todos tenemos algo que es falso en nosotros.  Sin embargo, Jesucristo, Dios, no puede ni tiene por qué mentir. Y dice que es la verdad, que todo en El es auténtico, que no hay dobleces, que es La Verdad.
El es verdadero Dios y verdadero hombre. Su doctrina es verdadera ya que proviene del Dios verdadero, que se ha hecho también hombre verdadero. Y esto es así porque ha demostrado su condición con hechos, con milagros y su doctrina la ha confirmado con su forma de vida. "Todo lo ha hecho bien".
"Yo soy la vida". Nosotros hemos sido creados para vivir. Jesucristo es nuestra verdadera meta, ya que El es la vida. El dinero, los placeres de la vida, el poder, la sabiduría...sólo son apariencias, no son realidades. Son cosas que nos pueden ayudar durante la vida; pero, en realidad, ellas son nada, carecen de vida.
Solo Jesús es vida. "Solo El tiene palabras de vida eterna".  Y lo es porque es Dios y ha dicho:" yo soy el camino, la verdad y la vida". En El tenemos que buscar para encontrar y fuera de El tan solo encontraremos sendas falsas e ilusiones sin sentido.

22 de enero de 2017

SIN TÍTULO



Cuando comencé a escribir en mi blog, lo hice como un ejercicio  que me ayudase a reflexionar sobre mí mismo con el fin de ordenar las ideas e intentar vislumbrar cómo y hacia donde está encaminada mi vida; y, a su vez,  descubrir en mi propia experiencia qué piensa, cómo opina una persona jubilada.
Todo ello pretendo hacerlo con la simple razón.
Ya han pasado más de seis años. He escrito  sobre temas que me parecían interesantes y que me resultaban un tanto intrigantes. Los he tratado como un diálogo conmigo mismo, partiendo, por supuesto, desde mi conciencia de católico, pero intentando fundamentar con razonamientos todo el desenvolvimiento de los temas.
Ahí están.  Puedo decir que para mí han sido de utilidad. Me han ayudado a organizar un poco mejor mi vida espiritual, a apreciar el día a día y a mantener la esperanza en el mañana ,... Cierto que  muchísimas veces los razonamientos se quedaban muy cortos y , mirados con otra mentalidad, no tan evidentes. Son sinceros y esta es mi forma de pensar y sentir.
He pensado que,  quizá,  también fuesen interesantes para otros lectores y por eso los publico. Si así es, me considero feliz y doy gracias a Dios por su ayuda.