Páginas

2 de agosto de 2017

DE HOY A MAÑANA

En verdad que estamos viviendo un hoy que nos preocupa. La naturaleza parece que se revela, la sociedad está  revuelta y necesitada de todo, las personas no vemos un mañana halagüeño...
¡Bonita perspectiva la nuestra!.... Y cada vez parece que se complica más.
¿Será ésto normal o qué está pasando?
No lo sé y cierto que es preocupante.
Veamos:  La naturaleza, hasta ahora es la que nos ha provisionado de alimentos y ha sido suficiente, más o menos, para que sigamos viviendo. En realidad estamos en una parte del mundo desde donde
se vé de lejos la hambruna y donde tenemos cubiertas "sobradamente"  las necesidades físicas. En el curso de la tierra ha habido  circunstancias que han cambiado profundamente la habitabilidad de este nuestro planeta.... Dios lo ha hecho y, aunque nosotros lo estemos estropeando, Dios tiene sus planes.

La sociedad y las personas, ya que la sociedad se compone de personas:  Hay un dicho que " la historia se repite".  Es decir: hay un tiempo de prosperidad y bienestar, al que sigue otro de guerras y miseria. ¿Quizá estemos ahora en el principio de esa segunda parte...? ¿...?.
Estamos en una época de progreso, como nunca lo ha habido. Parece que no hay imposibles para la ciencia y que todos nuestros problemas son posibles de solución mediante el estudio y las investigaciones de los científicos. Tenemos puesta la esperanza de que cambie todo según se vaya avanzando  en la investigación. Simplemente debemos de tener paciencia a que la ciencia se vaya desarrollando más.
Y mientras tanto...?. Nos podemos olvidar de la persona, pues nuestras necesidades las cubrirá la ciencia.  Pero la persona y la sociedad no sólamente tienen necesidades físicas , las cuales, posiblemente las pueda solucionar la ciencia, sino que también tiene necesidades morales y estas es la persona las que tiene que solucionarlas. Aquí hay un grave problema:  la sociedad está haciendo que la persona pierda los valores morales y que sólo se intente buscar solución para nuestra parte material como personas. Por eso pasa lo que estamos viendo en la televisión, por eso el racismo, la avaricia, la corrupción, la envidia.   Y a esto no le buscamos solución. Todo lo contrario, nuestros dirigentes quieren olvidarse y no dar importancia a los valores morales. ¿Cómo podemos dar solución al racismo, a la corrupción, a la diferencia entre las clases sociales si nos importa un bledo la situación de mi vecino, si lo que yo quiero es mi propio bienestar,  aunque sea a costas de los demás?

Veamos los problemas reales  y más importantes que tenemos , como son la pérdida de los valores morales.  A estos somos cada uno de nosotros quienes podemos dar solución. Con ello podremos mejorar nuestra sociedad, podremos ser mucho más felices, aunque andemos flojos de posibles económicos y podremos comenzar a solucionar otros muchos problemas con la ayuda de Dios.

Parece esto una solución ridícula por lo simple; pero, tenemos que tener presente la salud de la persona, de la sociedad y de la naturaleza, las cuales están conectadas íntimamente.