Páginas

8 de marzo de 2017

¿SANTIDAD...?

Cuando hablamos de santidad, parece que estamos refiriéndonos a actuaciones heroicas, extraordinarias, cosas raras de antaño...Sin embargo, todos estamos llamados a la santidad.
 "Sed santos porque  Yo soy Santo".
¿Qué es la santidad? Es un deseo de cada uno de nosotros de proceder según la voluntad de Dios.
Este deseo, mediante la gracia de Dios, es lo que hace que procedamos en nuestras circunstancias según la voluntad divina y, por tanto, nos mantengamos en santidad.
No es por tanto un deseo de actuaciones fuera de lo normal, raras o heroicas....Es simplemente un deseo de actuar según la ley de Dios , contando siempre, por supuesto, con su gracia, que es lo que
sublima nuestra actuación.
En lo que corresponde a "deseo" es algo que proviene de nosotros. Es una decisión de nuestra voluntad a obrar de una determinada forma (según el mandato divino). La intervención divina está en la concesión de su gracia para que así sea . Encaja estupendamente la frase de San Agustín: "Dios que te creó sin tí,  no te salvará sin tí". Si nosotros damos el paso de querer  ser rectos en nuestros actos según la voluntad de Dios y pedimos que nos conceda su gracia, seguro que la conseguimos ("pedid y se os dará").
Todos y cada uno  estamos llamados a este estado de santidad, un estado de aceptación de nosotros a Dios y de Dios a nosotros, que hace que participemos en comunión con Dios y con todas las criaturas. En realidad es una anticipación del cielo aquí en la tierra.