Páginas

22 de enero de 2017

SIN TÍTULO



Cuando comencé a escribir en mi blog, lo hice como un ejercicio  que me ayudase a reflexionar sobre mí mismo con el fin de ordenar las ideas e intentar vislumbrar cómo y hacia donde está encaminada mi vida; y, a su vez,  descubrir en mi propia experiencia qué piensa, cómo opina una persona jubilada.
Todo ello pretendo hacerlo con la simple razón.
Ya han pasado más de seis años. He escrito  sobre temas que me parecían interesantes y que me resultaban un tanto intrigantes. Los he tratado como un diálogo conmigo mismo, partiendo, por supuesto, desde mi conciencia de católico, pero intentando fundamentar con razonamientos todo el desenvolvimiento de los temas.
Ahí están.  Puedo decir que para mí han sido de utilidad. Me han ayudado a organizar un poco mejor mi vida espiritual, a apreciar el día a día y a mantener la esperanza en el mañana ,... Cierto que  muchísimas veces los razonamientos se quedaban muy cortos y , mirados con otra mentalidad, no tan evidentes. Son sinceros y esta es mi forma de pensar y sentir.
He pensado que,  quizá,  también fuesen interesantes para otros lectores y por eso los publico. Si así es, me considero feliz y doy gracias a Dios por su ayuda.