Páginas

1 de enero de 2016

¿Y si...?

Dudas y más dudas.  Todos nos hemos planteado más de una vez : ¿Y si no es cierto que hay otra vida, que Dios existe, que es nuestro Padre , que nos ha creado para gozar eternamente de El...?.
La fe es una gracia divina, no es un merecimiento nuestro. Tenemos que pedirla para conseguirla, si Dios quiere. Cuando hemos comentado con algún amigo acerca de estas dudas, por lo general, siempre se termina diciendo: Tienes que tener fé. Y con eso nos hemos tenido que medio conformar, ya que la contestación no  ha satisfecho nuestra duda. Es cierto que con la fé, esas dudas no son tales;
pero, ¿qué argumentos podemos dar a alguien que no tenga esta fe?. Si son cuestiones fundamentales de la persona, tiene que haber razonamientos lo suficientemente inteligibles y claros que nos permitan una visión más o menos nítida de nuestras dudas.
En este caso la cuestión sería: La existencia de Dios y que nos ha creado con un plan individual, no por casualidad ni al azar.
La existencia de Dios:
Ya he tratado de esto en otros escritos de este blog (Por qué creo, Un mundo sin Dios, ...). ¿Qué más?
Ayer terminó el año 2015 y hoy estamos en el 2016. Ayer ya es historia y en el día de mañana, el hoy también es historia. Son muchos los que comenzaron el 2015 con nosotros y faltan en el comienzo de este 2016. Esto es lo que ahora escribo yo; pero llegará un ahora en el que yo ya no escribiré. Habrá otro que escriba y que diga lo mismo que yo ahora. La vida sigue, la historia se repite, siendo historia.
¿Desde cuando y hasta cuando? Nos es más fácil mirar desde el "desde cuando" ya que el "hasta cuando" no podemos contestar. Ha habido una evolución evidente en las personas que hacen la historia.  Ha evolucionado la forma del cuerpo, el conocimiento, las condiciones de vida....Se podría decir que ha evolucionado todo junto con la historia... Pero queda la pregunta: ¿Y antes de la historia,  cual es la causa de todo ésto?
Dios nos ha creado con un plan individual, no por casualidad ni al azar:
Sigamos con la historia. Una persona nace y a partir de ahí  sigue viviendo hasta que muere. El punto de partida es claro, el punto de la muerte es una incógnita. No sabemos ni podemos calcular la vida de nadie, pero sabemos que un día muere. Durante la vida, esa persona ha influido en la sociedad y ha dejado su sello en la historia, unas veces mejorando y otras, empeorándola. Pero tiene un ahora de cambio en el que muere. Hay personas que ese momento de cambio lo tienen si haber visto la luz del día, otras después de  años de vida. Dios sabe la influencia en la historia de cada una de ellas ya que Dios es la causa necesaria de la historia y la Causa de Sí mismo. Por lo tanto, sobre pasa a la historia.
La muerte es el límite de la persona en la historia; pero no es el final de la persona, ya que la parte espiritual de la misma, por ser de procedencia divina, sigue existiendo por y para Dios y participando del Amor de Dios. Luego, la persona ha sido creada por Dios con la finalidad de participar de Su Amor, como tal persona individual, no por casualidad ni al azar, sino personal.