Páginas

16 de septiembre de 2015

¿UN MUNDO SIN DIOS?

Después de escribir el título me doy cuenta de lo limitado que se queda el desarrollo de éste tema.
Si, de un plumazo, quitamos del mundo la existencia de Dios. nos encontramos que no tenemos una base que soporte el principio de las cosas. Sin un ser necesario en sí mismo y causa de todo lo que existe, no es posible intentar un argumento correcto sobre la existencia de las cosas. Es evidente que, la nada nada produce y que no hay causa sin efecto ni efecto sin causa.
Si tenemos el efecto del mundo , es evidente que tiene que tener una causa y, si esa causa es, a su vez, efecto de otra causa, necesariamente tenemos que llegar a una causa que sea causa y efecto de sí misma, es decir, una Causa Necesaria, un Algo necesario, principio y causa de todo lo demás.
Observamos que el universo sigue unas normas, unas leyes, está todo enlazado y concatenadas unas cosas con otras y que todo sigue un orden... Luego esa Causa necesaria, Causa de las Causas, tiene una inteligencia tan grande como para organizar todo este orden cósmico y mantenerlo. Este orden está en el macro cosmos y en el micro cosmos, luego es una Causa Necesaria que todo lo abarca y que todo lo domina.
El hombre es un efecto de esa Causa Necesaria, que, para no complicarnos más, podemos llamar Dios. Por tanto, el hombre, al igual que toda la creación, toma su valía de su creador, de Dios. Todas las cosas toman su valor de Dios. Dios las ha creado y les ha metido dentro de ese orden universal, cuya finalidad sólo Dios conoce.
Las cosas, las personas, todo cuanto existe, tienen un comienzo de existencia.Anteriormente eran nada y en un momento determinado comienzan a ser y a desarrollarse como efecto de Dios. Toda la creación está acogida a un plan de Dios y sigue las normas que Dios ha predeterminado. Y toda la creación sigue fielmente el plan divino y las normas que Dios ha puesto. Todo, por tanto, el valor que tienen no es sí mismo, sino en cuanto Dios actúa en eso. La tierra, las estrellas, los mares,...el valor que tienen es que son obra de Dios para una finalidad.
Sin embargo, dentro de la creación, está el hombre, creado por Dios y con un plan a seguir y unas normas a cumplir. La particularidad del hombre es que tiene libertad para actuar según el plan divino u oponerse a él. Es decir, valor del hombre lo toma de Dios, por supuesto, pero, sin embargo puede seguir o no el plan divino, siendo responsable de sus actos y de los efectos de sus actos.
Al conceder Dios libertad de decisión al hombre, le ha puesto al frente de toda la creación, siendo sus acciones efectos favorables o perjudiciales para las cosas. Siendo principalmente favorables o perjudiciales para el mismo individuo, para la misma persona que actúa. actuaciones que hacen al hombre merecedor o desmerecedor ante Dios,  Ser Necesario, Creador de todo y Destino de todo lo existente.