Páginas

4 de junio de 2013

CRISTO, MI VECINO Y COMPAÑERO

Es un título que me llama la atención.
Hace dos mil y pico de años, Cristo dijo que permanecería con nosotros hasta el final de los tiempos. Si ésto lo dijo, es verdad; ya que Cristo, como Dios , el estar con nosotros es algo que puede hacerlo. Sin embargo, este estar con nosotros, no es como creador y hacedor nuestro; pues , como seres que dependemos de El, este estar para mantenernos diariamente es algo necesario para nosotros y no sería  ninguna novedad si Cristo se refiriese a eso.Luego su presencia que anuncia tiene que ser la misma presencia que tenía con sus discípulos durante su vida pública.Es la presencia del mismo Cristo que predicó en Israel , que curó a los enfermos, que predicó unas doctrinas extraordinarias, cuya vida y obras nos son relatadas en los Evangelios.
Este mismo Cristo, está hoy con nosotros?...
Quién no ha añorado alguna vez el haber vivido hace dos mil años ? Y, sin embargo, hoy en el siglo veintiuno y en los venideros, cristo sigue con nosotros. Además estamos privilegiados, pues Cristo dijo a Tomás: .."porque me has visto has creído, bienaventurados los que sin haber visto han creído". Ahí estamos nosotros. Nos cuesta creer que es así. Pero Dios cumple su palabra. Por lo tanto, está con nosotros. Está conmigo que estoy escribiendo y está contigo que lo estás leyendo. Y su comportamiento es igual que fue y su poder es igual que fue. Cuando le pidió alguien ayuda para él ó para otros, Jesús se la dio y curó enfermos, resucitó muertos, dio de comer a cantidad de gente, perdonó los pecados....Si nosotros le pedimos por las necesidades nuestras y de nuestra sociedad...?  Nos escucha;  y, si nos escucha , sabe nuestras necesidades, nos ayuda.
Qué problema nos puede desesperar o qué hay que no podamos conseguir?. Imaginemos ..., perdón, sabemos que tenemos  un Dios a nuestro lado, que nos mantiene y está deseando de echarnos una mano en todo lo que nosotros le pidamos.( Qué fuerte es ésto). Qué más podemos desear?
Si observamos los evangelios, cuando curaba a alguien le decía:" tu fe te ha salvado..."  Lo único que exigía es una actitud positiva hacia El. Por qué vamos a dejar perder esta oportunidad de ser atendidos por el mismo Dios?.  Jesús dijo: "cuando oréis al Padre, no os preocupéis por qué habéis de pedir ni qué habéis de decir, pues el Padre bien conoce vuestras necesidades. Decid: Padre nuestro....".
¡Magnífico! Qué más podemos desear?. Lo tenemos todo en nuestras manos; pues, si pedimos, aunque lo que pidamos no lo recibamos, sabemos que Dios nos escucha y nos da  lo que realmente necesitamos para nuestro bien.  Que no quede de nuestra parte el no pedir ó el no orar. Dios siempre nos atiende de muy buen grado. Somos grandes y afortunados porque estamos con EL MAYOR y, si queremos, participamos de EL. Que así sea.